Lee esto cuando sientas que no eres suficientemente bonita.




Es curioso que las personas hermosas tienen el mismo rostro, es como si se pudiere dibujar a cualquiera de ellos al azar y se parecería a alguien. Más curioso es como las personas luchan por parecerse entre sí, para obtener aprecio de la sociedad. Sin embargo, lo más curioso de todo es que esas personas que son hermosas no se graban en tu mente, sino que las personas que recuerdas con más facilidad son justamente aquellas que rompen el canon en alguna parte de su anatomía. Por ejemplo, a lo largo de la humanidad miles de millones de personas fueron consideradas hermosas, pero aún las que fueron consideradas más hermosas, no se han podido recordar justamente por eso. Pero cuando piensas en una persona hermosa proveniente no sea la más verla que llegue a tu mente, sino la que más te impresiono. Las personas que han sido recordados por su belleza a pesar del tiempo comparten el que en su momento podrían pasar como no tan atractivos, y justo por eso se pueden recordar al punto de que cambiaron el concepto de atractivo. Luego de Audrey Herpburn las cejas anchas y la vestimenta sencilla son elegantes, cuando lo normar era y aun es que las cejas se llevasen depiladas y la ropa llame la atención en lo posible. Luego de Marylin Monroe las rubias se consideran sensualea, pero probablemente con su baja estatura y su contextura física todo menos flaca, hubiese sido rechazada en una agencia de modelos. Cuando pienso en una modelo solo recuedo Naomi Campbell y Tyra banks, curiosamente ninguna de las dos representa la mayoría de las modelos norteamericanas. Cuando pienso en cabello me viene a la mente la melena roja de Melida en Brave, el pelo corto de Rihana, los rizos de David Bisbal, que en ninguno de ellos es lo común: no pensé antes en que se veía lindo una pelirroja greñuda, de pelo bob o  rizos largos en un chico. Cleopatra no tenía nada que ver con Liz Taylor y casi que acaba un país, de hecho según estudios era de piel oscura, y de rasgos similares a una coqueta africana, bajita y tal vez gordita. 


Y pensé también... Las personas que reconocemos por ser hermosas por lo general son exitosas. ¿Podría cualquiera de mis vecinas verse como Beyonce, Shakira,  Jenifer Lopez o Drew Barrymore si tuvieran su presupuesto?¿Si pusiesen tener un entrenador personal, maquillista, peluquero, dietista, nutricionista, estilista, o algún otro ista de su categoría? Más que el presupuesto, ¿Queríamos ser como ellas si no fueran exitosas como son?


Tal vez, pero tal vez es su éxito lo que anhelamos y pensamos que su apariencia es la causa de su éxito y no, como de hecho puede ser, al revés. Si viéramos a Hall Berry en una foto de su infancia junto a sus compañeros de clase, ¿De verdad dará la impresión que sería mundialmente famosa? Tal vez, o tal vez no la encontremos en el grupo. Me pregunto si Amelia Vega fuese tímida o insegura de su físico, ¿Aún así hubiese alcanzado su estatus?


Tal vez, solo tal vez, si esas personas que hoy admiramos no se hubiesen percibido a su mismos como atractivos no los hubiéramos conocido, ¿Tal vez en algún momento se sintieron poco atractivos comparándose con alguien a su alrededor?


El fin es, ¿Que imitamos? y lo más esencial, ¿Porque?

Cristina Aguilera alguna vez se visto imitando a Marylin, bastante curioso porque ambas tienen en común su niñez en que hubo abuso sexual, sin mencionar que la última se suicidó. Marykate Olsen sufrió bulimia. Selena muerta en pleno escenario a manos de una amiga y John Lenon por un fan. Y está Robert Parkinson que no se ve de lado. 


Si lo pensara detenidamente, ¿de verdad quisiera yo sus zapatos? ¿O sólo su aspecto? A pesar de ello, ¿Que precio pagó esa persona por ese aspecto físico o por su estatus, su fama? ¿Estaría yo dispuesta?


Tal vez la respuesta de otros sea si, la mía es no. Que al final la belleza existe donde quiera, aunque la sociedad insista en restringirla a una minoría de la totalidad. Y al final, la belleza que puede cambiar al mundo no es la que en principio puede ser reconocida como tal, sino la que viene acompañada de una persona capaz de cambiar el mundo.

Y tú, ¿Con que te acomplejas?



- ilustración por Caro Heredia, en instagram como @CarohToons

Share:

0 comentarios